¿Los drones son juguetes?

Contestar a esta pregunta puede parecer fácil… pero tiene muchas posibles respuestas.

Existen drones de pequeño tamaño, como la palma de una mano, que se pueden pilotar en interiores y con protectores en las hélices que evidentemente se pueden considerar juguetes.

Pero cuando hablamos de drones, que aunque pesen menos de 5Kg, pueden alcanzar los 120 metros de altura… eso no lo consideraría un juguete.

Para estos drones habría que preguntarse ¿Para qué voy a usar mi dron?

  • Para uso recreativo. En este caso no es un juguete porque por muy buenas intenciones que tengas puedas ocasionar daños a terceros y tiene que saber unas cuantas normas:
  1. NO sobrevolar a más de 120 metros de altura respecto al suelo.
  2. NO volar de noche.
  3. Volar de día y con condiciones ambientales adecuadas (sin niebla, sin lluvia y sin viento).
  4. NO sobrevolar sobre aglomeraciones de edificios.
  5. NO sobrevolar sobre personas.
  6. NO volar a menos de ocho kilómetros de zonas reservadas para aeropuertos o aeródromos
  7. NO sobrevolar aquellas zonas reservadas para otras actividades como parapente, paracaidismo, globos, ultraligeros o planeadores, entre otros.
  8. Sobrevolar fuera del espacio aéreo controlado. Ver mapa de ENAIRE.
  9. El dron debe estar siempre dentro del alcance visual del piloto.

Y no hay que olvidar que si los drones cuentan con cámara, hay tener en cuenta que la difusión de imágenes de personas o de espacios privados necesitan de autorización de las mismas; hay que cumplir la Ley de Protección de Datos, la del Derecho al Honor, Intimidad y Propia Imagen y las restricciones de toma de imágenes aéreas.

  • Para uso profesional (Operaciones Especializadas) . En este caso, el dron se convierte en una herramienta de trabajo y hay que conocer la normativa que regula su uso: Real Decreto 1036/2017 de 15 de diciembre. El piloto de drones tiene que haber obtenido los siguientes certificados:
  1. Certificado teórico avanzado de piloto de RPAs.
  2. Certificado práctico aeronave multirrotor.
  3. Certificado radiofonista para pilotar RPAs. (Recomendable)

A día de hoy existen numerosos centros formación para obtener los mencionados certificados. Hay que asegurarse de que dichos centros sean organizaciones de formación aprobadas por AESA (ATO).

Con esos certificados se puede optar a trabajar como piloto de drones en empresas que sean operadoras y realicen operaciones especializadas con drones. Si se quiere trabajar con drones por cuenta propia, como autónomo, o como empresa, hay que habilitarse como operador en AESA.

A parte, con esto no basta para poder pilotar en cualquier parte del espacio aéreo español… Hay que solicitar permisos para poder realizar vuelos:

  • En Espacio Aéreo Controlado CTR.
  • Sobre zonas urbanas.
  • Sobre aglomeraciones de personas.
  • Más allá del alcance visual BVLOS.
  • O Nocturnos.

Tampoco se puede olvidar que es necesario contratar un seguro de responsabilidad civil para estar protegidos ante cualquier eventualidad o imprevisto que podamos ocasionar a terceros con nuestro dron.

Si quieres pilotar drones en el espacio aéreo español, aunque sea de manera recreativa, nuestra recomendación es que al menos, te formes como piloto para conocer la normativa actual (obtener los certificados de piloto) y contratar un seguro de responsabilidad civil. De esta manera podrás disfrutar de este apasionado y adictivo mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *