Sep
5

ADIOS HALÓGENAS !!!

Cómo se veía venir, primero despedimos a las lámparas incandescentes y ahora, los focos halógenos dejan de venderse a partir del pasado jueves 1 de septiembre en toda la UE. Dejan de comercializarse, aunque podrán venderse hasta que se acaben las existencias, lo que según el sector pasará en seis meses. Esta prohibición es el siguiente paso en las políticas europeas para mejorar la eficiencia energética. Otros dispositivos halógenos, como los que tiene apariencia de bombilla tradicional, podrán seguir comercializándose dos años más.

En la “era de la eficiencia” era evidente que éste es un paso fundamental. Las halógenas no dejan de ser una evolución de las incandescentes y mantienen muchas características como por ejemplo su baja eficiencia.

La lámpara halógena es una variante de la lámpara incandescente con un filamento de tungsteno dentro de un gas inerte y una pequeña cantidad de halógeno (como yodo o bromo).

El filamento y los gases se encuentran en equilibrio químico, mejorando el rendimiento del filamento y aumentando su vida útil, respecto a las incandescentes. El vidrio de las incandescentes se substituyó por un compuesto de cuarzo, que soporta mucho mejor el calor (lo que permitía lámparas de tamaño mucho menor, para potencias altas).

La lámpara halógena tiene un rendimiento un poco mejor que la incandescente: 18, 22 lm/W y su vida útil se aumentó hasta las 2.000 y 4.000 horas de funcionamiento. Pero esta vida útil es muy corta si lacomparamos con la de la tecnología LED: De 25.000 a 50.000 horas.

El “RETROFIT” o reemplazo de las lámparas halógenas por lámparas LED es una de las mejores opciones debido al ahorro energético que se consigue (>80% en muchos casos) y debido al tiempo de amortización de la inversión. Varía en función de las horas de encendido diarias, pero por ejemplo en locales o estancias con más de 8 horas de encendido diario, el tiempo de amortización puede ser menor de 2 años.

Hay que agradecer a las lámparas incandescentes y halógenas todo lo que nos han aportado. Nos han iluminado durante muchos años (Incandescentes desde 1879) y su color de la luz cálida, inigualable por los LEDs,  ha inundado de “calidez”  muchos hogares. Pero con la evolución de los LEDs es mejor pasar página y estamos seguros de que en unos años nos daremos cuenta de lo poco eficiente que resultaba este tipo de iluminación. En muchos casos desprenden más radiaciones en forma de calor que radiaciones en forma de luz… Todo lo contrario a la tecnología LED.

Relaciones o equivalencias entre potencias que suele ayudar a comprender las diferencias de consumo entre las halógenas y los LEDs:

1 lámpara halógena de 50W se puede sustituir por una lámpara LED 6 ó 7W.

1 lámpara halógena de 100W e puede sustituir por una lámpara LED de 11 ó 12W.

Esperamos que os sirvan de referencia.

 

Deja un comentario