Artículos en "Comparativas"
Dec
29

¡¡ LOS LEDS QUE HE INSTALADO PARPADEAN O NO SE APAGAN DEL TODO !!

Esta incertidumbre es bastante habitual cuando se reemplazan  lámparas/bombillas incandescentes o halógenas por lámparas/bombillas LED.

Las razón más habitual de que ocurra ese parpadeo es por el bajo consumo se los LEDs frente a las convencionales. vamos a intentar explicarlo con ejemplos:

Ejemplo 1. Se reemplazan dicroicas halógenas de 50W por dicroicas LED de 6W/7W.

    (BASES GU5.3, G53, Gu4, G4…)

Estas lámparas pueden tener 2 tipos de casquillos o bases. Gu5.3 que son las de las fotos y funcionan a 12VAC o Gu10 que funcionan a 230VAC.

Para las que funcionan a 12VAC, se necesita un transformador. Si éste transformador, no se reemplaza por uno nuevo y éste es electrónico, entonces el parpadeo se debe básicamente a las características del transformador electrónico. Este dispositivo cierra el circuito sólo cuando registra consumo (al conectar la lámpara) con una carga mínima de funcionamiento. Cuando se conecta una lámpara LED de menor consumo (6W-7W) lo que pasa es que esta carga no es suficiente para que cierre el circuito y el transformador intenta ponerse en marcha pero como no detecta la carga mínima entonces se desactiva. Y así sucesivamente, provocando un parpadeo de la luz o flash.

                                                     

Transformador electrónico. Generalmente carcasa de plástico.                   Transformador ferromagnético. Generalmente más pesado y metálico.

 

Posibles soluciones:

- Reemplazar el transformador electrónico por una fuente de alimentación de 12VCC. De esta manera el consumo total va a ser más eficiente y vamos a prolongar la vida útil de los LEDs.

- Intentar conectar varias dicroicas LED a un mismo transformador electrónico para sumar y elevar la carga y que éste se active. No en todos los casos funciona y a parte si una de las dicroicas LED dejase de funcionar el sistema se descompensaría y volvería el parpadeo.

 

Ejemplo 2. Se reemplazan lámparas incandescentes o halógenas que funcionan a 230VAC por lámparas LED que funcionan a 230VAC también.

                (BASES E14, E27…)

 

 

          (BASES GU10, G9…)

 

En este caso, la mayor parte de las veces, el parpadeo suele estar relacionado con cómo está realizada la instalación eléctrica:

1. Si la instalación cuenta con interruptores (conmutadores y/o cruzamientos) que llevan integrados un piloto luminoso, ese piloto puede ser la causa de que los LEDs no permanezcan completamente apagados aunque los interruptores estén abiertos.

  

En este esquema se puede ver que el piloto se encuentra conectado en paralelo con el interruptor y en serie con la lámpara LED. Esto significa que aunque el interruptor esté desconectado/abierto, una corriente circula a través del piloto y la resistencia hasta la lámpara. Una corriente mínima aunque suficiente para cargar los condensadores internos de las lámparas de LEDs y provocar que éstas queden iluminadas de forma tenue o realice constantes parpadeos.

Posibles soluciones:

- Reemplazar los mecanismos (interruptores/conmutadores/cruzameintos) por otros que no tengan pilotos integrados.

- Anular los pilotos de los mecanismos. En algunos modelos es posible quitar el piloto de forma muy sencilla.

- Si se quieren mantener los pilotos, se puede instalar una resistencia en paralelo con nuestra instalación de lámparas LED. Con esta resistencia se conseguiría que la pequeña corriente que circula por el piloto siga su camino por la nueva resistencia y no por las lámparas LED. Esquema de la instalación añadiendo la mencionada resistencia:

2. Si la instalación NO cuenta con interruptores (conmutadores y/o cruzamientos) que llevan integrados un piloto luminoso , puede que los interruptores estén cortando el conductor neutro en lugar del conductor fase.

En una instalación eléctrica (MONOFÁSICA), por lo general, contamos con 3 conductores: Fase, neutro y conductor de protección (TIERRA). Entre la fase y el neutro existe una diferencia de potencial que es lo que comúnmente llamamos tensión. Para un sistema monofásico en España, esa tensión es de 230VAC a 50Hz.

El conductor de fase, debería de ser de color negro, marrón o gris y el el neutro de color azul. El conductor de protección, también llamado cable de tierra debería ser bicolor: amarillo y verde.

Lo correcto es encontrarnos una instalación que siga este esquema:

Si en lugar de esto nos encontramos instalaciones de este tipo:

Entonces seguramente los LEDs se enciendan de manera tenue o parpadeen en algunos casos. Esto se debe a que el aire está prácticamente al mismo potencial eléctrico que la tierra, o el cable neutro. En el esquema se observa como la fase llega directamente y de forma continua a la luminaria/lámpara, en cambio el neutro está cortado por el interruptor y “queda al aire”.

Como consecuencia y por el efecto de la inducción a través del aire, una mínima cantidad de corriente puede circular entre los cables y ser capaz de llegar a los LEDs encendiéndolos aún estando apagados.  La pequeña corriente inducida circula a través de la lámpara LED que se enciende debido a la poca potencia que necesita para funcionar.

Posibles soluciones:

- Reconectar la instalación y hacer que los interruptores/conmutadores corten la fase y no el neutro.

- Usar un relé de dos vías para aislar la instalación de la lámpara LED. Si el relé es de dos vías corta fase y neutro simultáneamente y de esta manera evitamos que circulen pequeñas corrientes capaces encender las luminarias. Ejemplo:

- Instalar un condensador en paralelo a la lámpara LED. Esto es una solución bastante económica y que funciona muy bien con otros dispositivos que provocan el parpadeo de los LEDs. Por ejemplo: pulsadores temporizados, minuteros… etc… Se suele emplear un condensador de 470nF/400V.

 

 

 

Sep
16

Las linternas de LEDs, sus ventajas, sus aplicaciones…

En los últimos años las linternas con LEDs han acaparado el mercado de las opciones para iluminación de bolsillo. Su ya conocida eficiencia energética y más que demostrada potencia, se han convertido en la mejor solución para iluminar en cualquier tipo de situación.

Las linternas LED se componen de los siguientes elementos:

El cuerpo de las linternas LED suele estar diseñado en materiales como el aluminio, e incluso los modelos más sofisticados son fabricados en acero o titanio. Esto las hace destacar sobre las linternas con bombillas incandescentes, cuya estructura, generalmente era de plástico.

Los LEDs son la parte fundamental en la linterna. Destacan por su alta eficiencia, su extensa vida útil y su consumo bajo de energía.

El driver es un circuito que tiene como función mantener la corriente que circula por los LEDs constante. Y en algunos casos la regula para reducir el flujo luminoso de los LEDs.

La óptica o reflector de la cabeza que va a determinar el ángulo de apertura del haz de luz. Por lo general es un ángulo muy cerrado para que tengan mayor alcance.

Finalmente se encuentran las baterías. Las linternas LED domésticas, destinadas para el hogar o uso no especializado, suelen funcionar usando baterías o pilas convencionales. Por otro lado, las linternas LED tácticas o de potencias elevadas requieren baterías de litio.

  

Las linternas LED recargables ofrecen múltiples ventajas en comparación a las tradicionales. Los LEDs son ver más »

Sep
5

ADIOS HALÓGENAS !!!

Cómo se veía venir, primero despedimos a las lámparas incandescentes y ahora, los focos halógenos dejan de venderse a partir del pasado jueves 1 de septiembre en toda la UE. Dejan de comercializarse, aunque podrán venderse hasta que se acaben las existencias, lo que según el sector pasará en seis meses. Esta prohibición es el siguiente paso en las políticas europeas para mejorar la eficiencia energética. Otros dispositivos halógenos, como los que tiene apariencia de bombilla tradicional, podrán seguir comercializándose dos años más.

En la “era de la eficiencia” era evidente que éste es un paso fundamental. Las halógenas no dejan de ser una evolución de las incandescentes y mantienen muchas características como por ejemplo su baja eficiencia.

La lámpara halógena es una variante de la lámpara incandescente con un filamento de tungsteno dentro de un gas inerte y una pequeña cantidad de halógeno (como yodo o bromo).

El filamento y los gases se encuentran en equilibrio químico, mejorando el rendimiento del filamento y aumentando su vida útil, respecto a las incandescentes. El vidrio de las incandescentes se substituyó por un compuesto de cuarzo, que soporta mucho mejor el calor (lo que permitía lámparas de tamaño mucho menor, para potencias altas).

La lámpara halógena tiene un rendimiento un poco mejor que la incandescente: 18, 22 lm/W y su vida útil se aumentó hasta las 2.000 y 4.000 horas de funcionamiento. Pero esta vida útil es muy corta si lacomparamos con la de la tecnología LED: De 25.000 a 50.000 horas.

El “RETROFIT” o reemplazo de las lámparas halógenas por lámparas LED es una de las mejores opciones debido al ahorro energético que se consigue (>80% en muchos casos) y debido al tiempo de amortización de la inversión. Varía en función de las horas de encendido diarias, pero por ejemplo en locales o estancias con más de 8 horas de encendido diario, el tiempo de amortización puede ser menor de 2 años.

Hay que agradecer a las lámparas incandescentes y halógenas todo lo que nos han aportado. Nos han iluminado durante muchos años (Incandescentes desde 1879) y su color de la luz cálida, inigualable por los LEDs,  ha inundado de “calidez”  muchos hogares. Pero con la evolución de los LEDs es mejor pasar página y estamos seguros de que en unos años nos daremos cuenta de lo poco eficiente que resultaba este tipo de iluminación. En muchos casos desprenden más radiaciones en forma de calor que radiaciones en forma de luz… Todo lo contrario a la tecnología LED.

Relaciones o equivalencias entre potencias que suele ayudar a comprender las diferencias de consumo entre las halógenas y los LEDs:

1 lámpara halógena de 50W se puede sustituir por una lámpara LED 6 ó 7W.

1 lámpara halógena de 100W e puede sustituir por una lámpara LED de 11 ó 12W.

Esperamos que os sirvan de referencia.

 

Jul
13

La verdad de las lámparas de bajo consumo…

¿Cuál es la composición química de estas lámparas?

A menudo se alerta del alto contenido de mercurio y otros metales que pueden resultar tóxicos.  Estas lámparas están compuestas por:

- El vidrio, los circuitos y el plástico representan el 86% de los materiales de las bombillas.

- El resto son metales como: mercurio, aluminio, cobre, hierro, níquel, zinc. O materiales raros y difíciles de conseguir como: Erbio, Europio, Terbio o Yterbio.

¿Cuál es el peligro de las bombillas de bajo consumo?

La polémica radica en uno de sus componentes, el mercurio. El mercurio es un metal pesado que es idóneo como conductor de la electricidad.

Este elemento químico no supone ningún peligro mientras la bombilla esté intacta, pero si se rompe accidentalmente o se tira a la basura común, la cosa cambia. El mercurio y otros metales de estas bombillas pueden resultar tóxicos.

Si una sola bombilla se rompe y entra en contacto con el agua, es capaz de contaminar un área de 50.000 litros. Y esto ¡SÓLO UNA BOMBILLA! En casa se pueden llegar a tener docenas…

El mercurio (Hg)

El mercurio metálico es un líquido inodoro, de color blanco-plateado brillante. Al calentarlo se transforma en un gas inodoro e incoloro.

Las lámparas y tubos fluorescentes contienen una pequeña cantidad de mercurio sellada en el tubo de vidrio, cercana a 5 miligramos de mercurio en lámparas, y entre 5 y 10 miligramos en tubos. Es un metal pesado altamente contaminante, que una vez entra en nuestro cuerpo, este no es capaz de eliminarlo y se va acumulando en el cuerpo. Afecta directamente al sistema neurológico.

Si se rompe una lámpara estando encendida en ese mismo momento, el mercurio se encuentra en estado gaseoso y por tanto aumentan enormemente las posibilidades de inhalarlo.

Emisiones Radioeléctricas

El vapor de mercurio de las lámparas de bajo consumo, al ser excitado eléctricamente, emite radiación ultravioleta que al interactuar con las sustancias químicas del interior de la misma, genera luz. Algunas de estas lámparas no tienen difusores para filtrar la radiación ultravioleta, por lo que se pueden presentar problemas cutáneos y sensibilidad en determinadas personas.

Al llevar componentes electrónicos en su interior, estas lámparas producen emisiones radioeléctricas de alta frecuencia. La frecuencia de la red eléctrica en España es de 50Hz. Para que funcionen correctamente los componentes electrónicos que llevan dentro las lámparas de bajo consumo, al encenderse, se produce una frecuencia de hasta 50.000Hz, unas 1.000 veces más.

Si se tiene una exposición prolongada o se tiene una lámpara de bajo consumo a menos de 50cm, el parpadeo producido por la frecuencia a la que emiten, puede producir: Migrañas, dolor de cabeza, jaquecas, nauseas, fatiga visual….

El espectro de luz es poco homogéneo y natural, y distorsiona ciertos colores y disminuye otros. Esta luz en algunos casos puede llegar a no ser armónica ni saludable.

¿Ahorro de Energía?

Una vivienda normal no es una oficina o un lugar donde las lámparas permanezcan grandes periodos de tiempo encendidas. En casa, se encienden y apagan bastantes veces dependiendo de la estancia donde estén colocadas.

La lámpara de bajo consumo, para encenderse y llegar a su máxima intensidad lumínica necesita de un minuto aproximadamente. Durante ese tiempo es cuando la lámpara gasta más electricidad y si se tiene en cuenta que la mayoría de veces el tiempo de encendido no supera los 5 minutos, el ahorro desaparece.

A parte, el número de encendidos diario influye en su vida útil. Cuántas más veces se apaguen y enciendan al día, más se reducen sus horas de vida útil. Con lo que, cada menos tiempo, tendremos que reemplazarlas…

Os dejamos esta pregunta para reflexionar: Después de este post ¿Sigue mereciendo la pena comprar las lámparas de “bajo consumo”?

Dec
7

LI-FI Vs WI-FI

El LI-FI (que en ingles significa “light” y “fidelity”) es la forma más novedosa para conectarse a Internet. El científico Harald Hass de la universidad de Edimburgo (Escocia) fue la primera persona en darse cuenta que el parpadeo de la luz LED era capaz de transmitir más datos que las antenas.

La tecnología LiFi transmite por medio de la luz, a grandes velocidades, información, es decir, se conecta a través de la luz de los LEDs mediante parpadeos imperceptibles para el ojo humano llegando a  transmitir hasta 1 GB por segundo, o sea, 100 veces más rápido que el actual WiFi.

De esta manera, en un futuro no muy lejano, las lámparas LEDs podrían tener dos funciones, por un lado, iluminar la estancia y por otro lado, proveer de conectividad. A estas lámparas se les incorporarían un modular conectado a Internet que permita variaciones de luz imperceptibles.

La ventaja y la desventaja que tiene el LiFi es que no pueden atravesar paredes como la radiofrecuencia del WiFi. Como ventaja decir que esta mas protegido que el sistema actual aunque en cada estancia debería estar dotada con uno y siempre que se quisiera conectar a Internet haría falta que la lámpara estuviese encendida.

Se dice del LI-FI que es el sustituto del hasta ahora WI-FI, aunque no se descarta la unión de los dos para hacer un sistema mucho más eficiente, veloz y seguro.